cuatro siete
Erick Fernández
Mi trabajo trata de simplificar un discurso que tiene varias formas de representación y este discurso es el que realmente compete al individuo; y es el mismo ser; lo que quiero decir es que pintar multitudes a final de cuentas es lo que vemos día a día como sociedad, nos guste o no, las relaciones y la comunicación es una necesidad como también la necesidad o el impulso primitivo de humanizar todo lo que vemos, una referencia básica son las caricaturas o fabulas donde se humaniza al personaje dotándolo de un lenguaje y comportamiento humano asemejándolo para comprenderlo o comprendernos. Por supuesto que no solo el echo de pintar multitudes hago referencia a esto. No lo hago de manera azarosa “pintura para todos los días” es una pintura por ejemplo donde capturo una multitud en un concierto donde aquellas personas contempladoras a una acción artística, y en la cual al yo hacer esa captura temporal me vuelvo el contemplador de aquellos que contempladores, al no saber que los observan demuestran su verdadero ser sin poses, hay muchas características y lecturas para mi obra el hecho de usar un solo color con frecuencia y no usar un color de piel característico o propio para cada individuo es para uniformar o no etiquetar por la raza, procedencia, situación económica o preferencia política , jamás hago correcciones mi trazo es de primera intención comenzando por una pincelada fuerte y dinámica donde hago resaltar una fluidez y termino de la misma manera eso provoca que mi obra tenga movimiento tal vez errores muy probablemente no allá una coherencia y sea visible una desproporción eso se me hace genial provoca una evolución de la cual ningún pintor debe carecer. Mi primera exposición la titule “pintura sobre pintura” donde hago dos referencias mi proceso de pintar que es capa sobre capa de pintura ensuciando y alejándome de la academia para tener una técnica y lenguaje propio; y sobre la pintura que habla sobre si misma alejándola del concepto de arte o de esa categoría con el aurea sublime bajándola de ese nicho angelical y convirtiéndola en algo terrenal y accesible.