cuatro siete
Marco Antonio Chapulín
Nacido en el valle de Etla, donde creció entre la naturaleza y animales de campo, Marco Antonio Cruz, conocido como “Chapulín”, vio florecer su amor por el arte, por la pintura, los dibujos y las historias que cada pieza pueda contar. “Cuando era pequeño me gustaba escribir cuentos sobre animales, cada cuento tenía dibujos. Uno de mis primeros cuadros, llamado la Vaca de Mala Leche, está inspirado en el cuento de una vaca que, a media noche, se iba de fiesta”, recordó el artista plástico. “Me considero un artista autodidacta, pues mi carrera plástica se ha formado a través de mi trabajo con grandes representantes del arte oaxaqueño, a quienes les agradezco su apoyo, que me permitieran trabajar con ellos, lo cual es una gran fortuna”, señaló Marco Antonio Cruz.Después de trabajar con Alejandro Santiago, el artista convivió con los maestros Máximo Javier, Rosendo Pinacho, Emiliano López, Amador Montes, Jorge López y Manuel Miguel. Todo lo aprendido de ellos, Antonio Cruz lo transformó para darle a sus creaciones su estilo y expresar su visión del mundo. “Me apasiona el arte porque es un lenguaje que puede ser bello o agresivo para nuestros ojos. Mi mayor interesa es trabajar con los sueños, pienso que son partes no descifrados. Cada vez que pinto siento que entró en un trance con la naturaleza y el lienzo”, comentó Marco Antonio.